El Ecosistema Digital (parte 1)

por: nosexybot, jun 2017

Tenemos lo que nos merecemos” decía lapidaria mi abuela cuando le intentaba explicar el ecosistema digital. Con el tiempo se aprende a que no es ni malo ni bueno. Simplemente se trata de una obviedad de un perogrullo de una evidencia de un irrebatible de una certeza supina de un deja de poner tonterías y empieza la entrada de una soberana vez.

Sí. Lo que está sucediendo viene a cuento de la frasecita de mi abuela.

Estamos rodeados de aparataje electrónico de una potencia en sus características como jamás se ha conocido. A esta cantidad inmensa y heterogénea de cacharrería, sus diferentes capacidades y funciones, en interrelación directa con nosotros todo el santo día, los servicios de intercomunicación entre nosotros, nosotros y los servicios, entre ellos mismos, con empresas de producción de bienes materiales, etc, se le ha dado en llamar “Ecosistema digital”.

smartphnoe y wereables como el smartwatch

En la introducción intuíamos que el ecosistema digital en que nos movemos a diario y su aceptación por nuestra parte se realimenta creando soluciones cada vez mejores y capaces. Soluciones que buscan seguir aportando valor a nuestro trabajo, seguridad, ocio, salud, …

Pero ¿de qué está formado, a parte de nosotros mismos?. Veamos algunos de los grupos de dispositivos y su aportación a nuestras vidas:

  • Smartphone. Ehmmm… ¿conoces a alguien que NO sepa lo que es un smartphone o, “pakenosentiendalagüelo”, un teléfono inteligente?.
    Claro que no. Como poco, sabemos que se trata de ese rectángulo con una batería que hay que recargar prácticamente todos los días, una increíblemente pequeña cámara de fotos y una pantalla cada vez más grande y nítida en la que aparecen iconos preciosos que, pulsando con el dedo encima, hacen aparecer aplicaciones mágicas. Aplicaciones que nos despejan la memoria de números de teléfono, de cosas a hacer o de cosas que comprar. Aplicaciones que nos permiten estar conectados 24 horas / 7 días a la semana con todo el mundo. Nos permiten estar disponibles y/o geolocalizados perennemente. Nos permiten o nos obligan. Alguien ha borrado la frontera sin avisar.

    El smartphone se ha convertido en un dispositivo imposible de sustituir. Somos incapaces de salir a la calle sin él. Incluso en casa nos sobresalta dejarlo a más de 2 metros de nosotros. Para que algo así suceda deben ofrecer una enormidad de cosas… o algo más muy digital también.

    Para que todo lo que nos engancha funcione con fluidez, el bicho esconde en sus tripas un procesador cada vez más potente. Cada vez más evolucionado. Cada ver más orientado a la Inteligencia Artificial. ¿de verdad es inteligente?. Lo iremos viendo.
    Sepas que el potencial que ofrece el teléfono móvil, a día de hoy, está en su etapa más temprana. Queda un recorrido enorme, potente y muy interesante. Tan interesante como ver su evolución en la forma o integración con el usuario. Porque seguro que te suenan la “google glass”, por ejemplo.

    la inconfundible señal WiFi
  • WiFi. Pues no sé yo si merece mucha explicación. Sabes de lo que hablamos.
    Como curiosidad, comentarte que es un nombre, una denominación de producto. No se trata de la abreviatura de “wireless fidelity” como incluso yo creía.
    Es una marca concreta de aparato capaz de conectar dispositivos de forma inalámbrica conforme a una directiva universal. De hecho, se denomina punto de acceso precisamente por brindar esta capacidad de acceder a la red.
    Si bien, lo de verdad importante es que gracias a WiFi, podemos conectar ordenadores, portátiles, smartphones, dispositivos IoT, etc de forma inalámbrica, sin cables, creado la infraestructura necesaria de comunicación para el ecosistema digital.

    un chip para un millón de cosas
  • SoC. Es el acrónimo de System On a Chip o, en correcto español, “sistema completo en un solo módulo”.
    Es uno de los grandes avances que han posibilitado el estado actual de la tecnología.
    Un SoC es, físicamente, un rectángulo negro, pequeño y lleno de patas. Tiene en su interior un ordenador completo (salvando algunas barreras técnicas). Es decir, tenemos el o los procesador/es, la tarjeta gráfica, la memoria, el módulo de comunicación WiFi, vamos… todo lo necesario para, por ejemplo, hacer la función de un teléfono móvil él solito.

En la segunda parte, te cuento un par de conceptos más que redondean el ecosistema digital en el que estamos integrados en mayor o menor medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *