El Señor del Caos – Jonathan Rabb

por: nosexybot – dic 2016

Eusebius Einseinreich, monje medieval estudioso del comportamiento social y la estrategia política, entrega al Papa Clemente VII un manuscrito titulado “Sobre la Supremacía”, con el fin de servir a la iglesia en una época especialmente difícil. El Papa lo encierra bajo llave hasta su muerte, dada la extrema crudeza de sus tesis y procedimientos, alejados de la ya de por sí especialmente violenta praxis en la difusión de “la palabra”. El texto reaparece en varias ocasiones a lo largo de la historia, coincidiendo con etapas convulsas en la vieja Europa.

Jonathan Rabb, escritor y actor norteamericano, nacido en Boston unos meses antes que yo, se licenció en ciencias políticas en la Universidad de Yale. El caso es que debo unir el párrafo introductorio al libro con el autor del mismo… y no parece que haya construido convenientemente la primera parte de este párrafo… ehmmmm… iremos a pelo, pues. Jonathan Rabb, licenciado en ciencias políticas (esto ya lo he dicho, caray), se excusa en este manuscrito, que bien podría ser cierta su existencia, para tejer su primera novela con una intriga rebuscada y palpitante hasta la última página.

Su título original “The overseer” (el supervisor), introduce a un departamento secreto de supervisión, desconocido por el resto de organismos de inteligencia norteamericanos, que inicia una investigación cruel y desquiciada, a partir de la última palabra “Einseinreich”, de una agónica joven en el arcén de una carretera secudaria.

Iniciar la lectura me ha costado un poco, todo hay que decirlo. Ubicar a la agente Sarah Trent y al académico investigador de ciencias políticas Xander Jaspers en su entorno, rodeados de un montón de personajes y acciones paralelas, mantiene la atención por los pelos. Gracias más a la curiosidad que a la intriga, se pasa la primera parte del libro dignamente.

Una vez las neuronas correctamente enchufadas, el libro se torna adictivo, hasta el punto de tener que acercarme a París-Valencia a comprarlo, al terminar mis días de “sounder” en el apartamento alquilado al efecto, con micro estantería de libros-perfectos-para-hacer-bonito incluida.

Un personaje bien escondido hasta el final, hace suyos los postulados que alberga el manuscrito. Con ello prepara metódicamente, la irrupción de un nuevo orden mundial desde el mismo corazón de Estados Unidos.

Novela recomendable para pasar una semanita con la cabeza pendiente de los raticos para devorar hojas. Una historia americana de americanos, echando mano de la vieja Europa y su densa historia, suficientemente bien escrita como para mantener el interés por terminarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *